Seguidores

lunes, 5 de febrero de 2018

Casualidad






Ambos están convencidos de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún "lo siento"
o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es más que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

Wislawa Szymborska





martes, 23 de enero de 2018

Hasta Siempre



Ha muerto hoy, a sus 103 años, el poeta chileno Nicanor Parra. Seguro que le hubiese gustado un último brindis. Va por él!






ÚLTIMO  BRINDIS

Lo queramos o no
Sólo tenemos tres alternativas:
El ayer, el presente y el mañana.

Y ni siquiera tres
Porque como dice el filósofo
El ayer es ayer
Nos pertenece sólo en el recuerdo:
A la rosa que ya se deshojó
No se le puede sacar otro pétalo.

Las cartas por jugar
Son solamente dos:
El presente y el día de mañana.

Y ni siquiera dos
Porque es un hecho bien establecido
Que el presente no existe
Sino en la medida en que se hace pasado
Y ya pasó...,
como la juventud.

En resumidas cuentas
Sólo nos va quedando el mañana:
Yo levanto mi copa
Por ese día que no llega nunca
Pero que es lo único
De lo que realmente disponemos.

Nicanor Parra




sábado, 6 de enero de 2018

FELICIDADES




Podría jurar que ha pasado un minuto, un año o un siglo
el tiempo contigo no puedo medirlo
siempre se me hace corto como larga es tu ausencia.

Aún siento ganas de arrullarte y te veo en todo lo que miro:
el brillo de tus ojos negros
tu cuerpo esbelto de ramas frescas
tu risa
tu cariño
tu forma de decirme "soy yo".
Los secretos que me cuentas
mi cómplice, mi "niño", mi amor.

Sigue ... Avanza.

Aquiétate cuando haga falta
detén el tiempo
deja tus brazos caídos, laxos
acalla tu mente y tu corazón
y siente el sol, el viento, la luz
tu ser en medio del espacio
el tiempo como la nada y que aun así florece.
Siente cómo gira el planeta a sólo un palmo bajo tus pies.

Es necesario para seguir siendo
para escribir tu historia que también será la mía. Nuestra historia.

Te quiero.


Monalisa




viernes, 15 de diciembre de 2017

Secreto





           LV

Sobre tu lengua
viaja siempre un secreto
que te desnuda.

Jorge Boccanera en "Palma Real". Visor de Poesía.




martes, 5 de diciembre de 2017

Sonrisa








                           VIII


En la corteza de los árboles, grabo estos
pensamientos:
       Cuando sonríes
                se suavizan las piedras
       que me aprisionan.

Jorge Boccanera en "Palma Real". Visor de poesía.




jueves, 16 de noviembre de 2017

Un arte





El arte de perder se domina fácilmente;
tantas cosas parecen decididas a extraviarse
que su pérdida no es ningún desastre.

Pierde algo cada día. Acepta la angustia
de las llaves perdidas, de las horas derrochadas en vano.
El arte de perder se domina fácilmente.

Después entrénate en perder más lejos, en perder más rápido:
lugares y nombres, los sitios a los que pensabas viajar.
Ninguna de esas pérdidas ocasionará el desastre.

Perdí el reloj de mi madre. Y mira, se me fue
la última o la penúltima de mis tres casas amadas.
El arte de perder se domina fácilmente.

Perdí dos ciudades, dos hermosas ciudades. Y aun más:
algunos reinos que tenía, dos ríos, un continente.
Los extraño, pero no fue un desastre.

Incluso al perderte (la voz bromista, el gesto
que amo) no habré mentido. Es indudable
que el arte de perder se domina fácilmente,
así parezca (¡escríbelo!) un desastre.



Elisabeth Bishop





martes, 17 de octubre de 2017

mantiene las estrellas separadas




(...)

Este es el secreto más profundo que nadie conoce...

(Esta es la raíz de la raíz
y el brote del brote
y el cielo del cielo de un árbol llamado vida;
que crece más alto de lo que el alma pueda esperar... o la mente ocultar)

Es la maravilla que mantiene las estrellas separadas
Llevo tu corazón
(lo llevo en mi corazon)

 e.e. Cummings




martes, 26 de septiembre de 2017

Luz



 




Hoy puedo estar contigo. He deseado
para ti todo el bien y me acompaña
la bondad del amor. A ti te debo
gozar en soledad la compañía
más difícil del hombre, la que tiene
consigo mismo. No me causa miedo
reconocerme, ni busco a nadie, no.
Le has dado a mi semblante sin saberlo
una luz interior que me hace fuerte,
para vencer mayores soledades.

Manuel Altolaguirre





sábado, 5 de agosto de 2017

Uno más




Aquí tienes mi mano, la que se levantó
de la tierra, colmada como espiga en agosto.
Aquí están mis sentidos
de red afortunada,
mi corazón, lugar de las hogueras,
y mi cuerpo que siempre me acompaña.

He venido, feliz como los ríos,
cantando bajo un cielo de sauces y de álamos
hasta este mar de amor hermoso y grande.

Yo ya no espero, vivo.

Rosario Castellanos



jueves, 27 de julio de 2017


 


Tu pelo siempre es el musgo suave
que se desliza en mis dedos como la arena de una playa.
Me gusta que quede en mi piel alguno de tus hilos
que descubro cuando ya te has ido.

En tus ojos veo las cosas que no me dices
el secreto de la vida, el misterio que nos mueve
y otros mundos imaginarios.
En ellos está la grandeza del pasado
y el enigma de un futuro incierto.

Bajo un poco más y en tu boca me espera
la calidez cuando es invierno
y el frescor en el calcinante sol del verano.
Lirios voraces tus labios, ahora callados,
que me turban y me mantienen.
Me gusta naufragar en su margen húmedo
cuando están casi cerrados.

Más abajo me detengo en tus manos
allí está la historia que dibujas en tus actos
y es el hueco en que me recojo
cuando necesito un lugar seguro
que me sane del mal de vida.
Colócalas así, con la forma exacta de mi cuerpo.

En tus pies la pasión del camino que has andado.
Tu dolor y tu risa.
Y la dulzura del roce mañanero
que me hace ser quien soy ahora.

Monalisa